domingo, 10 de mayo de 2020

El Barón de la masonería


Renunciar a moldearse al vulgo y no comulgar con lo gregario ausentándose de los límites geográficos de una nación, denota una libertad en el espíritu, más aun, en un mundo exiguo de hombres que no cavilan porque no caminan sino que viven apresurados, y donde el hábito de pensar es cada vez menos cotidiano. Es ahí donde debemos detenernos, en el punto de inflexión donde la realidad nos muestre una identidad y nos ayude a darnos cuenta de que tenemos la capacidad de discernir, que dentro de todas nuestras contradicciones siempre hay un acierto. Ergo, renuentes los irreverentes con la ortodoxia, nos encontramos como aguja en un pajar, pero al final, nos encontramos.

En ese devenir diario, Llorenç Lluell y yo venimos intercambiando ideas de cuestiones que nos atañen, por supuesto, música, masonería, historia, etc.

Llorenç Lluell, a quien amigablemente nombré en este artículo como “El Barón de la masonería”, un hombre sencillo, con una calidad humana extraordinaria, y con quien hemos cultivado una amistad, nos deja siempre en cada palabra su distintivo.

Llorenç es desde mi perspectiva una reverberación, alguien que brilla por su ingente figura, que sin duda refleja mucho, y que en ese reflejo, como en los espejos de Borges, infinitos los vemos...

Es vicepresidente del Instituto Masónico de España y el año pasado presentó su libro “Llorenç Lluell, un proyecto de masonería transnacional” y por si fuera poco acaba publicar un libro de poemas en español e italiano “Perinde ac Cadaver”.

De esas conversaciones, más que una entrevista, nació una especie de coloquio que se los presento a continuación y que muestran lo interesante que es escuchar (en mi caso) o leer a un hombre con su interminable recorrido por la masonería.

Coloquio (Entrevista)

E.E..- Llorenç Lluell, es demasiado lacónico en sus apariciones por el internet, dado que es un hombre que sostiene que la masonería se hace en logia, con lo cual estoy de acuerdo, pero cuando aparece levanta mucha polvareda, como por ejemplo con su libro “Llorenç Lluell, un proyecto de masonería transnacional.” ¿A qué pensás que se debe esto?

Ll.Ll..- A que me inclino más hacia la masonería invisible que a la visible, y lo transmito en mis escritos. En mi libro creo haberlo descrito suficientemente. Creo que he hecho un libro muy visible de mí, ya que escribo en “voz alta”, y encima, es un libro con fotos mías personales, de mi actividad masónica, o como dice un estimado amigo mío, “de mi viaje exotérico.

Ahora bien, me niego a ser sepultado bajo la cacofonía de las redes. Internet ha sustituido a los intelectuales por los expertos. La influencia de los pensadores es cada vez menor, esto está quedando muy reflejado en el tratamiento que se está dando hoy a la desgraciada crisis del “Coronavirus”. Ahora los expertos, son tertulianos, y a su vez, asesoran a los políticos. Y así nos va. El que más ruido hace tiene razón, sin argumentos, sin aportar nada más. Se escucha más a Greta Thumber, que al filósofo Bruno Latour, gran experto climático.

No se ha dado cuenta que las mentes más brillantes del debate público han sido llevadas al campo del ostracismo, no forman parte del “me gusta”.


E.E..- Llorenç es una persona que no comulga con el chauvinismo, según mi percepción, y que más allá de haber nacido en alguna parte o ser representante de una Obediencia, difunde una masonería transnacional y trabaja por esa universalidad...

Ll.Ll..- Insisto, creo que la masonería se hace en la logia, y en las Obediencias se hace otra cosa. Algo que muchas veces no se sabe que es. Limitando el trabajo masónico, transmitiéndolo mal, y comparándolo a una organización profana.

E.E..- En mi cabeza aún ronda tu frase: “El esoterismo masónico es un proceso de introspección interior, de búsqueda y vivencia espiritual, por el sendero que debemos recorrer de las manos de las dos grandes capacidades con que Dios nos privilegió: La razón y la fe.

Ll.Ll..- Nuestra construcción como ciudadanos, y nuestra búsqueda interior.

Hoy, que el psicoanálisis vuelve a convertirse en una terapia de la gente rica que tiene tiempo, porque saben que conocerse a sí mismo es mucho mejor que medicarse, podríamos estar más de moda ¡jaja!, ya que eso lo hacemos en la Logia. Y ¿sabes que Sigmund Freud era masón? Que para difundir su obra psicoanalítica, diseñó una organización, la “Sociedad de los Miércoles”, construida con una estructura similar al de una logia masónica.


E.E..- Soy un hombre retro en masonería, es más, te lo había comentado, practico y me encanta la masonería del siglo XVIII y también soy amante de la trasmisión de la Mason Word del siglo XVII, cada vez que profundizo más en ella me hago más enemigo de los injertos y extrapolaciones del siglo XIX en adelante. Supongo que no sos exagerado como yo, pero, ¿Sos conservador en ese sentido o podrías experimentar cierto tipo de cambios que se acomoden a la actualidad? O sea, no ser tan arcaico.

Ll.Ll..- Arcaico, cuyo significado es antiguo, y su significado mas moderno es “pasado de moda”. Creo que no, pero eso deben decirlo los que nos rodean y nos escuchan. Aunque en masonería ese adjetivo no se debe aplicar, quizá la distinción estaría más clara entre adogmático y dogmático. Incluso regular e irregular. Aunque no creo en ninguno de esos caminos, ideas o calificaciones.

E.E..- Hemos visto que le has regalado recientemente a las pupilas del lector un libro de poemas, y siempre he pensado que más importante es el viaje que el destino... ¿Cuán generoso será Llorenç en ese viaje? ¿Qué viene más adelante?.

Ll.Ll..- SÍ, un libro titulado, “Perinde Ac Cadaver”, unos poemas escritos en español y traducidos en el mismo libro al italiano, en una pagina está el espíritu cervantino, y en la otra página el mismo poema con el espíritu de mi amado Dante. ¡Ojalá lo hubiera conseguido! JAJA (Ideal para el Instituto Cervantes de Italia)

Bueno, y ahora ¿qué viene? Pues como decía Machado: “Caminante, se hace camino al andar…” Lo que me deje el Gran Arquitecto, que hoy en día es mucho decir. 



E.E..- Los espíritus libres dibujan su nobleza a partir de los desvaríos existentes en un mundo cada vez más decadente... Llorenç, regalanos un epílogo dadivoso, como una especie de panacea para las fisuras del alma en estos tiempos donde las dificultades son una parte cotidiana de la existencia.

Ll.Ll..- Insatisfacción ciudadano, sensación de ingobernabilidad, con unos partidos políticos cuestionados, divididos, y grandes movilizaciones de masas. ¿A que te suena esto? ¿A lo que promulga el populismo actual? Pues todo esto ocurrió durante la República de Weimar, en Alemania entre 1918 y 1933. Fracaso de la democracia liberal y aparición del populismo nacionalista de Hitler. ¿Qué epílogo? Fíjate que este año se le ha dado el Oscar a la película Joker, que expresa el malestar del pueblo alimentado por el rechazo a lo existente.

Desde este año 2020 en el que “vivimos peligrosamente”, bienvenidos a la nueva era del descontento, donde la función del Arcano será el gran capítulo por escribir y glosar…


Muchas gracias Llorenç...


Por: Eduardo Eid Rodríguez – Subdirector de la Academia de la Vº Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno.

jueves, 7 de mayo de 2020

¿FRANC-MASONES SIN MANDIL? ¡EN EL GRAN ORIENTE DE FRANCIA TAMBIÉN!

Quinto y último artículo de la sucesión de traducciones de los trabajos de Jean-Laurent Turbet sobre los “Masones sin mandil” o mejor dicho “el no uso del mandil”, con las logias francesas infestadas del positivismo, dejando de lado lo simbólico y la parte ritual, o como diría Víctor Guerra: “...el discurso central ya no será sobre los rituales, o la simbólica sino sobre otros temas que les preocupan a las élites políticas y la sociabilidad del momento...”. En cualquier caso, el mandil dejó de ser algo esencial en las logias de Francia, algo inconcebible para nosotros y obviamente también para algunos hermanos que, con mucho ahínco hicieron devolver de a poco algo tan propio y tradicional de la masonería. 

Eduardo Eid Rodríguez 

Los artículos anteriores los pueden leer en los siguientes enlaces: 





Y continúa Jean-Laurent Turbet... 

Por el momento sólo hablaba de la Francmasonería de Rito Escocés Antiguo y Aceptado, es decir, la practicada por el Supremo Consejo de Francia (a partir de 1804 luego 1821), la Gran Logia Simbólica Escocesa (1880-1911) y la Gran Logia de Francia (a partir de 1894). 

A la pregunta de un lector del Boletín mensual de los Talleres Superiores (del SCDF), el gran historiador Albert Lantoine responde: «Soy incapaz de informaros y, aunque publique aquí vuestra pregunta, es dudoso que un lector pueda aportaros la solución. ¡Ah! si la modificación hubiera sido ordenada o sugerida por un texto - ya sea de una obediencia, ya sea de un Francmasón influyente - tendríamos por lo menos un punto de referencia. Pero es probable que el abandono del mandil se haga insensiblemente. ¿Por qué? Se permiten muchas explicaciones, pero ninguna, me temo, será perentoria. Esto debe datar de mediados del siglo XIX, ya que a principios de ese mismo siglo, grabados nos muestran todavía masones decorados con sus mandiles». 

Por lo tanto, el uso del mandil ya no se ha mantenido en los tres niveles simbólicos escoceses desde mediados del siglo XIX… Los hermanos maestros sólo guardaban su cordón (también llamado banda). 

Esto es lo que hemos explicado. 

Un acontecimiento había marcado los espíritus: En 1899, la creación de «L'anglo-Saxon Lodge» en la Gran Logia de Francia (fechada en 1901 en el número de la GLDF). 

La Gran Logia Unida de Inglaterra se había negado a crear una logia en territorio francés, respondiendo a los hermanos ingleses y americanos que deseaban fundarla que había una obediencia para ello en Francia. 

Los hermanos se unieron al Supremo Consejo de Francia (ya que, aunque la Gran Logia de Francia fue creada en 1894, el Supremo Consejo de Francia siguió otorgando patentes y diplomas de Maestros hasta 1904) que dio patente para la creación de «L’Anglo-Saxon Lodge» en 1901, compuesta exclusivamente de hermanos ingleses y americanos que trabajan en el Rito inglés de estilo Emulación, en inglés. 

En el momento de la creación de esta logia, Oswald Wirth, presente se sorprendió del hecho de que los hermanos anglosajones llevan todos el mandil, símbolo del trabajo. 

Éstos, por otra parte, dijeron a los hermanos franceses que el uso del mandil era para ellos esencial y que constituía incluso algo que sería del orden de un criterio de regularidad. 

Un Francmasón lleva un mandil en logia: de lo contrario no es un masón al 100%. 

Albert Lantoine hace la misma constatación en su artículo sobre «la apología del mandil» cuando escribe: «Cuando largos años (que no quiero, por coquetería, evaluar), era venerable de la R:. Logia La Jerusalén Escocesa, un masón inglés que se encontraba en nuestras columnas hizo, durante la discusión, una «salida» contra sus hermanos franceses. Les negaba la calidad masónica porque no llevaban el mandil. (…) En todas partes, ya sea en los países anglosajones y balcánicos, en Bélgica y en Suiza, pude convencerme de que el mandil era de uso obligatorio. Y confieso que, encontrándome en sus asambleas masónicas con un simple cordón, tenía la impresión de lanzar en el conjunto una nota discordante. Era una originalidad de la que no me enorgullecía porque me estaba dando cuenta de que la razón no estaba de mi lado. Nuestros antepasados del siglo XVIII llevaban el mandil. » 

Esto significa que los hermanos del rito escocés recibían y eran recibidos en aquella época en las logias de los países anglosajones, de Bélgica, de Suiza… 

El Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de Francia, Jean-Pons Viennet ya escribía al Mariscal Bernard Magnan, Gran Maestre del Gran Oriente de Francia el 3 de febrero de 1862: «Nuestras relaciones (la del SCDF) se extienden a los confines del mundo mientras que las suyas (las del GODF) no cruzan la frontera». 

Pero no sabía si la cuestión del uso del mandil en logia era singular en el Rito Escocés, o si lo era también en nombre del Rito Francés, en el seno del Gran Oriente de Francia

Y bien parece bien... que lo mismo ocurrió. 

Fue en los papeles de un hermano del Gran Oriente de Francia en Londres que el amigo Philippe Langlet, uno de nuestros mejores historiadores, encontró la prueba documental que en el Gran Oriente también se planteaba la cuestión del uso del mandil. 

Y es también gracias a la frecuentación de hermanos ingleses que se plantea. 

Pero primero unas palabras sobre este hermano del Gran Oriente: 

Maurice Paillard 

Maurice Paillard, nació el 24 de abril de 1878 en Nemours (Sena y Marne) y murió el 7 de diciembre de 1957 en Harefield, Middlesex (Uxbridge, Middlesex). 

Vive en Londres donde es barbero-peluquero («de Buckingham» se especifica en una de sus tarjetas de visita). 

Fue iniciado en Londres en el seno de la logia HIRAM, del Gran Oriente de Francia, creada en 1899 (el GODF no tuvo los mismos prejuicios que la GLUI, va a crear una logia en Londres). 

Maurice Paillard es corresponsal de la revista «Le Symbolisme» (creada por Oswald Wirth en 1912), para Inglaterra de 1927 a 1957. 


Se interesa mucho por las cuestiones vinculadas al simbolismo y a la tradición masónica que desea revivificar en el seno del Gran Oriente de Francia. 

Maurice Paillard tradujo las Constituciones de Anderson al francés en 1954. Hizo su «vuelta a Francia» a mediados de los años 50 para promover su traducción. Por otra parte, se vendió bastante bien, las Constituciones de Anderson figuran sobre la meseta del Venerable con el compás y la escuadra en el Gran Oriente de Francia. 

Pero luego regresó a Inglaterra, donde falleció unos años más tarde. 

Algunos bromistas señalan que cuando Daniel Ligou indica en el prefacio de su propia traducción de las Constituciones de Anderson que ha «hecho un gran trabajo de traducción», será más exacto decir «un gran esfuerzo de transcripción» tanto su texto está cerca al 99% del texto de la traducción de Maurice Paillard, nuestro hermano del Gran Oriente de Francia. Demos al César lo que es del César y a Paillard lo que es de Paillard... 

Ahora bien, la logia HIRAM del Gran Oriente de Francia en Londres va a enviar al Convento de 1909 un voto pidiendo… el uso del Mandil de Maestro en logia. 

Al menos, este, para el mandil de aprendiz y compañero, no lo mencionó. 

Es la frecuentación de los hermanos ingleses - que, por supuesto, nunca han dejado de llevar el Mandil, símbolo del Trabajo masónico - lo que lleva a la logia de Londres del Gran Oriente de Francia a proponer este deseo. 

En efecto, dice el voto, para los ingleses «el uso de esta insignia confiere a sus ojos la dignidad de masón» y para los hermanos «pertenecientes al Gran Oriente, y que no llevan el mandil», esto es «perjudicial, ya que estas mismas potencias infunden una tara de irregularidad». 

No anticipemos los criterios de Regularidad impuestos por la Gran Logia Unida de Inglaterra veinte años después, en 1929. Sin anacronismo. Pero para los ingleses de entonces, el uso del mandil era uno de los criterios de regularidad de entonces, y los que no lo llevan, no se consideran «masones al 100%». 

En el Gran Oriente de Francia, como en la Gran Logia de Francia, en 1909 (y visiblemente desde mediados del siglo XVIII) los hermanos eran «masones sin mandil» ¡en el sentido propio del término! (Odio por otra parte esta expresión aplicada a los no masones que compartirían los valores de la Francmasonería sin ser masones: esta es una forma de recuperación insoportable). 

El uso del mandil en logia será de nuevo (y progresivamente...) efectivo a partir de 1946. Pasarán muchos años antes de que se imponga a todos. Lo que nos parece hoy tan evidente. Dos fabricantes de decoraciones en París ofrecerán luego mandiles de masón. 

Habrá que esperar la acción de hermanos - muy minoritarios al principio - como Oswald Wirth (y la logia «Travail et Vrais Amis Fidèles»), Albert Lantoine (y la logia «Le Portique»), Jules Boucher, René Guénon (y la logia «La Grande Triade»), Marius Lepage (y la logia «Volney» de Laval) - que trabajarán toda su vida para devolver a la Orden Masónica el carácter iniciático tradicional que había perdido al extraviarse en la política, profanando así - afortunadamente de manera provisional - los trabajos masónicos de entonces. 

Y con la valiente acción de hermanos más anónimos como Maurice Paillard que - también ellos - han realizado este trabajo esencial, iba a decir vital, para enderezar la Orden y devolverle el carácter iniciático y masónico que había perdido. 

Estos hermanos anónimos o menos conocidos que me gusta destacar en los artículos de este bloc de notas. 

Por: Jean-Laurent Turbet 

Traducción: Eduardo Eid Rodríguez - Sub-Director de la Academia de la Vº Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno.



He aquí el texto del voto de la Logia HIRAM del Gran Oriente de Francia: 



Gran Oriente de Francia 

Supremo Consejo para Francia y las Posesiones Francesas 

LIBERTAD-IGUALDAD-FRATERNIDAD 

Hiram Lodge 



Dirección del local para la correspondencia 

HORSEHOE HOTEL 

TOTTENHAM COURT ROAD, W. 

Asamblea solemne 2 º miércoles y 4 º viernes. 

                                                                                  Oriente de Londres 17, abril (19)09 



Al Gran Oriente de Francia 

S.·.S.·.S.·. 

(Salud, Salud, Salud) 

(Muy queridos hermanos) 

En su solemne asamblea del día 14, la logia HIRAM decidió presentar al próximo CONVENTO un voto tendiente a hacer obligatorio el uso del mandil de Maestro. En consecuencia, vota la siguiente resolución: 

« Dado que el uso del mandil de Maestro es de tradición ritual. 

Dado que el Collarín de Maestro no es más que una decoración, recordando el antiguo cordón que en el seno de las logias portaban nuestros mayores en un espíritu de igualdad. 

Dado que todas las potencias MASÓNICAS de todo el mundo llevan y consideran, a justo título, el MANDIL como la única insignia mas.·. y que el uso de esta insignia confiere a los ojos la dignidad de MAS.·. Considerando que con respecto a las potencias antes citadas la situación de los HH.·. pertenecientes al Gran Oriente, y no portan el mandil, es perjudicial, ya que estas mismas potencias infieren una tara de irregularidad. 

Por estos motivos: 

La logia decide someter al Convento el voto siguiente: 

LE USO DEL MANDIL DE MAESTRO ES OBLIGATORIO » 

Sírvanse aceptar, MM.·.QQ.·.HH.·. la expresión de nuestros sentimientos frat.. y devotos, 


                                                    El Ven.·. 


El Or.·.                                                                                             El Secr.·. 



domingo, 3 de mayo de 2020

La apología del Mandil, por Albert Lantoine. Texto de 1934.

El siguiente trabajo publicado por Jean-Laurent Turbet es una sucesión de artículos que he ido publicando paulatinamente en mi antiguo blog alehouse, pero que al haber claudicado los estoy volviendo publicar por éste blog. 

Aquí les dejo el cuarto de los cinco artículos de Turbet, con la reseña del mismo, y el enlace de los anteriores tres...

https://marquesdegages.blogspot.com/2020/05/gldf-1936-hay-que-ponerle-un-mandil-mis.html

https://marquesdegages.blogspot.com/2020/05/mandiles-y-cordones-collarinesbandas.html

https://marquesdegages.blogspot.com/2020/05/en-que-momento-la-francmasoneria.html

Eduardo Eid Rodríguez 


Continúo, con el texto que figura a continuación, las búsquedas iniciadas, ya hay algunos artículos sobre el uso - o más bien la ausencia de uso - del mandil en logia.

El texto que figura a continuación, titulado "apología del mandil", es de Albert Lantoine, historiador de la masonería, miembro de la Gran Logia y del Supremo Consejo de Francia, autor ahora bien conocido de los lectores de este bloc de notas.

Fue publicado en 1934 en la revista "Le Symbolisme", dirigida por otro gran masón de la Gran Logia de Francia, Oswald Wirth.

Este texto me ha sido muy oportunamente enviado por el amigo Philippe Langlet, que es él mismo uno de los mejores historiadores franceses de la masonería, autor de una obra importante que merece ser mucho más conocida.

Los lectores de este blog de notas conocen bien ahora mi admiración por el hombre que era Albert Lantoine y por su obra esencial. Quiero que sepan que estoy trabajando en un artículo más largo sobre él.

Jean-Laurent Turbet


Pero aquí está el texto de lantoine:


Apología del Mandil, por Albert Lantoine, 1934

Extraído de la revista « Le Symbolisme », creada por Oswald Wirth en 1911.

Cuando largos años (que no quiero, por coquetería, evaluar), era venerable de la R:. Logia La Jerusalén Escocesa, un masón inglés que se encontraba en nuestras columnas, hizo, durante la discusión, una «salida» contra sus hermanos franceses. Les negaba la calidad masónica porque no llevaban mandil. Aunque esta «salida» fue enunciada en términos corteses, no sólo la consideré fuera de lugar, sino injusta.

La Jerusalén Escocesa era entonces uno de esos talleres llamados revolucionarios en los que se cuidaba poco - demasiado poco - del ritualismo de la Institución, y las risas de los asistentes hicieron justicia de inmediato a esta ridícula observación.

¿Ridícula? En ese momento la consideraba así. Desde entonces, mi sentimiento sobre este punto ha cambiado claramente. Ciertamente, siempre pienso que el verdadero masón no se reconoce por la particularidad de su insignia, pero conviene constatar sin embargo que, si el respeto de las tradiciones es una de sus virtudes, no debe despreciar ésta más que cualquier otra.

No es sólo la reflexión y la experiencia lo que ha contribuido a modificar mi opinión sobre el tema, sino la frecuentación de muchos orientes extranjeros.

En todas partes, ya sea en los países anglosajones y balcánicos, en Bélgica y en Suiza, pude convencerme de que el mandil era de uso obligatorio. Y confieso que, encontrándome en sus asambleas masónicas con un simple cordón, tenía la impresión de lanzar en el conjunto una nota discordante. Era una originalidad de la que no me enorgullecía porque me estaba dando cuenta de que la razón no estaba de mi lado.

Nuestros antepasados del siglo XVIII llevaban el mandil. ¿Cómo se perdió esta costumbre? Se trataría de una investigación interesante desde el punto de vista histórico y moral. Porque, finalmente, ¿a qué motivo obedecimos al hacer del cordón la única insignia de nuestro grado?

Si verdaderamente seguimos siendo democráticamente gloriosos de nuestra ancestralidad operativa, ¿por qué se ha desdeñado este «emblema del trabajo», tan necesario, tan simbólico para el maestro como para el aprendiz?

Además, algunas Logias de la Gran Logia de Francia - entre ellas Le Portique - han decidido volver a esta antigua tradición. Sería de desear que este ejemplo fuese seguido - sobre todo en nuestra obediencia.

El Escocismo allí encuentra una ocasión nueva de afirmar – y de justificar una vez más – su carácter internacional.

Albert Lantoine


Este texto de Lantoine es interesante más allá de un título.

Recordemos, en primer lugar, que Albert Lantoine fue recibido en la Gran Logia de Francia (nº 38.759 a la matrícula del rito) en el seno de La Jerusalén Escocesa el 24 de mayo de 1901. Se convirtió en Compañero y Maestro unos meses más tarde - el mismo día el 12 de julio de 1901.

Se convirtió en Venerable Maestro de esta logia algunos años más tarde.

Albert Lantoine recibió el grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado el 28 de mayo de 1926 y fue cooptado al Supremo Consejo de Francia al año siguiente.

En 1910 creó la logia Le Portique. Es el primer miembro fundador (ver el cuadro de abajo) y el primer Venerable Maestro. 


Situada bajo los augurios de los pensadores y filósofos de la Grecia Antigua esta logia se dedicará a practicar la Francmasonería de Tradición que - hay que decirlo - se había perdido en la Francmasonería de carácter político practicada en ese momento por muchas logias de la Gran Logia de Francia.

La logia Le Portique fue - como muchas logias - víctima de la Primera Guerra Mundial. Los hermanos fueron diezmados. Hubo que esperar hasta el 20 de enero de 1922 para que la logia - ayudada por nuevos hermanos como Michel Dumesnil de Gramont - pudiera volver a encender sus luces.

Le Portique, por ejemplo, restableció la Biblia sobre el altar de los Juramentos.

Los hermanos también habían reanudado la práctica del uso del mandil - emblema del trabajo - en logia. Esto es lo que Lantoine indica en este artículo.

El ejemplo de Le Portique va a mancharse de aceite.

Otras logias van a pedir a sus hermanos que lleven el mandil.

En un artículo anterior vimos que Lantoine se planteaba la cuestión de cuándo los hermanos habían abandonado la práctica del uso del mandil.

No es menos cierto que la práctica del uso del mandil había recobrado suficiente fuerza y vigor para que - como hemos visto también en un artículo anterior, un voto sea depositado en el Convento de 1936 de la Gran Logia de Francia, para que los Hermanos maestros vuelvan a usar mandiles.

Fue un esfuerzo de varias décadas para que las prácticas tradicionales y masónicas cobraran fuerza y vigor en la Gran Logia de Francia.

Entre otras medidas, cabe mencionar las siguientes:

- Voto 1936 sobre portar el mandil

- 1937: Las Constituciones de Anderson de 1723 se colocan sobre el altar de las logias (para acercarse a la masonería internacional).

- Uso generalizado del mandil después de la guerra.

- Fin de las logias de adopción en la Gran Logia de Francia e independencia de las logias femeninas en la Gran Logia Femenina de Francia (1945 para L’UFF y 1952 para la GLFF). Reafirmación de la no mixticidad de los trabajos rituales.

- 1954: La Biblia, Volumen de la Ley Sagrada sobre el Altar de los Juramentos.

- Adopción de rituales cada vez más acordes con el espíritu de nuestros rituales originales que son la base de la práctica regular del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.


Hay que señalar que antes de 1910, no era de extrañar que un masón inglés estuviera presente en las columnas de una logia de la Gran Logia de Francia e incluso de logia como La Jerusalén Escocesa (que Lantoine mismo califica de revolucionaria).

Lantoine mismo visita muchas logias "regulares" en el extranjero. De ahí, por otra parte, va a cambiar de opinión sobre el uso del mandil "símbolo del trabajo operativo" y va a hacer su apología una vez vuelto a Francia.

En efecto, el Escocismo tiene vocación de universalismo. 


Albert Lantoine el escritor, el poeta, el historiador cuya probidad y honestidad intelectual son reconocidos incluso por los adversarios de la Orden debe recuperar todo el lugar que le corresponde en la Historia de la Gran Logia de Francia.

Debería ser un faro, un ejemplo ineludible y excepcional para los hermanos de hoy. El de un buscador libre que dio toda su vida tratando de profundizar su conocimiento del Rito y hacer irradiar los valores tradicionales y atemporales de la Orden Escocesa.

Pronto recordaré más detalladamente su memoria (especialmente con la ayuda de nuestro amigo y querido hermano erudito Claude Gagne que tiene todos sus escritos).

Con "la apología del mandil", Albert Lantoine desea en realidad hacer la apología de nuestra Orden, de nuestro Rito, de nuestra Tradición viva, sobre todo si es siempre conforme a los valores iniciáticos intemporales de la Orden.

Albert Lantoine concluía así su discurso al despertar de la Logia Le Portique el 20 de enero de 1922:

"Aquellos a quienes una vez encantó el sabor de las letras griegas recuerden a los filósofos que sostienen las palabras ingeniosas delante de hombres jóvenes atentos. Que evoquen Atenas en las mañanas claras y en las noches doradas mientras estos filósofos distribuían preceptos de sabiduría. Allí los ruidos de guerra resonaban a lo largo del puerto. Allí el ágora soplaba todas las pasiones de las multitudes. Los oradores insultaban a los enemigos o aclamaban a los generales, pero el viento favorable no traía sus gritos bajo el pórtico sagrado.

También nosotros debemos cerrar nuestra puerta a los ruidos del ágora. Entramos en este templo, según la palabra de Crates, con «almas nuevas». Debemos dejar fuera nuestras penas y nuestras alegrías también y los rencores que depositan en nosotros diariamente el trabajo necesario, la libertad de la calle y la lectura de las hojas públicas. Aquí las palabras de odio no deben ser pronunciadas. Aquí nunca debemos condenar a los hombres, incluso a los que cometieron los crímenes más grandes, sino comprenderlos, porque el motivo de todos los actos, si no aparece al juez que golpea, no puede escapar al pensador que perdona.

Queremos inclinarnos hacia las perversiones morales como un médico examina las enfermedades corporales, pensando que tanto para unos como para otros, el hombre lleva el peso de un ciego destino.

En este momento en que la vida política ocupa un lugar demasiado grande en las preocupaciones diarias, queremos considerar las cosas sólo desde el punto de vista filosófico y crítico - con calma, con dulzura - y digamos la palabra: con serenidad. Porque, servidores muy humildes de la Idea y de nuestro título, sabemos que es la serenidad del pensamiento de Helena, inscrita en los frisos del Partenón como en los Diálogos de Sócrates que, más que el heroísmo de los guerreros, ha hecho las almas nobles y el Helecho inmortal.
"

Traducción: Eduardo Eid Rodríguez – Sub-Director de la Academia de la Vº Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno

sábado, 2 de mayo de 2020

¿En qué momento la Francmasonería Francesa abandonó el Mandil?

Continuando con los trabajos de traducción de los artículos de Jean-Laurent Turbet en su blog de notas www.jlturbet.net ; traemos la tercera entrega publicada el 26 de febrero de 2016, secuencia de los artículos anteriores, el primero publicado en noviembre de 2014 y el segundo en febrero de 2015 sobre el “No” uso del mandil en la Gran Logia de Francia (R.E.A.A.) y los colores en la francmasonería… 

En cualquier caso, cada vez que vamos descubriendo más cosas que hoy nos parecerían inauditas, no nos queda más que ser indulgentes con la historia… 

Eduardo Eid Rodríguez 


¿En qué momento la Francmasonería Francesa abandonó el Mandil?

Se trata de una pregunta extraña y alocada para un francmasón de hoy, cuando es evidente para él que el uso del mandil es absolutamente obligatorio para ir vestido a una asamblea de una logia masónica. 

Sin embargo, es precisamente a esta pregunta que Albert Lantoine, uno de los mejores eruditos de su tiempo, intentan responder en el Boletín mensual de los Talleres Superiores en 1936 (página 119). a una asamblea en una logia masónica. 

Albert Lantoine (1869-1949), uno de los mejores historiadores de la Francmasonería en general y de la Francmasonería escocesa en particular (con frecuencia saqueado, raramente citado), ha escrito numerosas obras que aún hoy son de gran autoridad.

 

Sin embargo, como podrán constatar, ¡a Lantoine le cuesta mucho responder a la pregunta planteada! 

Aquí está el texto de Lantoine: 

Soy incapaz de informaros, y aunque publico aquí vuestra pregunta, es dudoso que un lector pueda aportaros la solución. ¡Ah! si la modificación hubiera sido ordenada o sugerida por un texto – de una obediencia, o de un influyente masón– tendríamos al menos un punto de referencia. 

Pero es probable que el abandono del mandil se realice insensiblemente. ¿Por qué? Se permiten muchas explicaciones, pero me temo que ninguna será perentoria. 

Esto debe datar de mediados del siglo XIX, porque a principios de este mismo siglo, los grabados nos muestran todavía a los masones decorados con sus delantales. 

El H.·. Cauwel, que es Ven.·. de una logia, en una comunicación publicada el año pasado en el Boletín de la Gran Logia, señalaba justamente que la ridícula pequeñez de los mandiles dados a los aprendices no estaba hecha para devolver prestigio a esta insignia «del oficio» siempre utilizada en todas las potencias masónicas del mundo entero. Aquí tampoco se ve la razón por la que el mandil se convirtió en un simple taparrabo. Este mandil tenía una vez en Francia y tiene siempre en el extranjero las mismas dimensiones que el mandil de maestro. A la espera de que el uso de este último se generalice de nuevo en un rito que, al ser internacional, debe mantenerse en el honor de no sobresalir, sería deseable que las logias acepten vestir a sus nuevos iniciados con una insignia más decorativa. Esta feliz reforma tendría al menos la ventaja de ser muy poco costosa. 

Estas son, lo sé, consideraciones que están fuera del tema mismo. Esperemos que un hermano más documentado nos ayude con sus luces. 

A.L. 


En efecto, en la mayoría de las logias (de hecho casi todas) el aprendiz llevaba un «mini mandil» el día de su iniciación, pero no llevaba más. Todavía podemos ver en los museos estos mandiles "sellos postales" que a menudo interpelan a quienes los miran. 

Después le ponían su «mini mandil» el día de su paso al grado de compañero, que ya no usaba después. 

Por último, el día de su ascenso al tercer grado, se le vestía con un mandil de Maestro… que él no portaba más después 

No sé si en el Gran Oriente de Francia los hermanos seguían usando sus mandiles, pero parece que sí. Si Pierre Mollier lee este artículo y desea aportar una precisión sobre el GODF, la publicaré. 

En la Gran Logia de Francia, la cuota anual era mucho menor que en el Gran Oriente y los hermanos - a menudo con ingresos modestos - pensaban que la compra de un mandil era un gasto tan caro como inútil. 

Sin embargo, en 1936 la cuestión del uso del mandil en la logia se plantea en la Gran Logia de Francia. 

Desde un artículo precedente, sobre este blog de notas, sabemos que el mandil ya no era usado por los hermanos de la Gran Logia de Francia antes de la Segunda Guerra Mundial. Es por ello que el Convento de 1936 de la GLDF (el mismo año en que Lantoine escribe su artículo) hace un voto para que los maestros lleven en adelante un mandil en logia. ¡Y siendo, ese voto no muy obligatorio! 


He aquí el texto:

Gran Logia de Francia 

8, rue Puteaux 

O:.de Paris el 29 de octubre de 1936. 



Tenemos el favor de poner en su conocimiento el voto relativo al uso del mandil por parte de los HH.·. De la Federación, voto así concebido:

« El Convento emite el voto:

Que la Gran Logia de Francia honre entre sus miembros el uso del mandil, emblema del trabajo.

Reconociendo, sin embargo, que es difícil imponer este gasto a los HH.·. ya provistos de un cordón de Maestro;

Aconseja a los Talleres de la Federación que adquieran un juego de mandiles de oficiales para los cinco primeros dignatarios; recomienda a los diputados que lleven el emblema del trabajo, durante las asambleas de Congresos, de Gran Logia y de Convento, y obliga a los nuevos ascendidos al 3º grado a vestir el mandil de Maestro ».

Nosotros no podemos llamar demasiado la atención sobre este deseo que tiende a incitar a los talleres a reanudar una costumbre, siempre observada por la mas:. del mundo entero, y donde la decisión en consideración testimonia nuestra fidelidad y nuestro apego a la Tradición Escocesa.

Por favor, acepte, mi M.·.Q.·.Ven.·. La expresión de mis sentimientos bien frat.·.



El Gran Secretario, 

René LEDOUX 

Albert Lantoine formaba parte de aquellos - y afortunadamente fueron cada vez más - que deseaban devolver un carácter espiritual y ritual fuerte a las logias de la Gran Logia de Francia, que practicaban el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. 

Se necesitará un largo camino y mucho trabajo para llegar a la situación actual en la que, gracias al progresivo redescubrimiento de nuestros rituales originales, ahora podemos practicar una masonería y un rito conforme al genio de sus creadores. 

Albert Lantoine había creado en 1910 una logia «Le Portique» N°427 para despertar espiritual y ritualmente la obediencia. En estos primeros años de existencia, esta logia experimentó muchas vicisitudes, ya que un proyecto de este tipo experimentaba fuertes reticencias internas. 

Es Michel Dusmesnil de Gramont, con ayuda de hermanos como Antonio Coen, Louis Doignon y muchos otros, que - después de la guerra - terminarán la obra iniciada por Albert Lantoine, Oswald Wirth, René guénon o Jules Boucher. 

Y no es una coincidencia. Dumesnil de Gramont, iniciado en 1919 en la logia "Cosmos", se unirá en 1921 a los antiguos hermanos de la Logia «Le Portique» que despertaron este Taller y se convirtió en el Venerable Maestro a los treinta años. 

Para darse cuenta del camino recorrido: 

En casi todas las logias de la Gran Logia de Francia en 1930: 

- Los aprendices y los compañeros se colocaban (esperamos...) en sus respectivas columnas respectivas pero en atuendo de ciudad, sin guantes ni mandiles blancos. 

- Los maestros masones llevaban simplemente los cordones de maestro, pero no mandiles. Los diputados tampoco llevaban sus mandiles en las asambleas de la Gran Logia ni durante los Conventos. 

- No había las tres columnas de Sabiduría Fuerza Belleza. 

- No existía el volumen de la Ley Sagrada sobre el Altar de los Juramentos (habrá que esperar al acuerdo de 1954 para que se restablezca la Biblia). 

- La presencia del cuadro de logia era aleatorio... 

- Decir que algunas logias todavía no trabajaban a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo revela una cierta realidad. 

- La mayoría de los temas tratados eran por lo menos sociales y políticos, por no decir... profanos (véase, por ejemplo, los temas de planchas de Roger Salengro en Lille). 

¡Pero todavía no sabemos desde cuándo los masones escoceses habían perdido la costumbre de ponerse sus mandiles! 


Por: Jean-Laurent Turbet

Traducido por: Eduardo Eid Rodríguez - Sub-Director de la Academia de la Vº Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno

Mandiles y Cordones (Collarines/Bandas) Azules, Mandiles y Cordones Rojos. ¿Pero por qué?

No se trata de discursos alienantes cuando se quiere hacer entender el excesivo simbolismo con que se trabaja hoy en masonería. Dadas las exageraciones en cuanto a los colores y el superfluo esoterismo en el mismo con mucha creatividad imaginativa, queriendo darle un significado recóndito a algo tan simple, pero tan significativo y con historia como no los plantea el autor; continuamos con la secuencia de entrega de traducciones del francés al castellano de los cinco artículos prometidos al lector, del Ilustre Jean-Laurent Turbet, publicados en su blog de notas www.jlturbet.net

Ésta es la segunda entrega, y más allá de que los artículos en su mayoría están dedicados al No uso del mandil en logia (en Francia), el segundo trabajo nos arroja mucha luz en cuanto al porqué de los colores en la masonería y sobre todo, el porqué del color rojo en el Rito Antiguo (y Aceptado), hoy Rito Escocés Antiguo y Aceptado, más allá de las leyendas y más allá del titubeo de algún “Maestro” masón cuando se le hace la pregunta.

Nuestra intención es siempre adquirir conocimiento de grandes investigadores, serios, bien documentados, masonólogos europeos… y trasmitirlo sin egoísmos para que en Sudamérica tengamos la oportunidad de rectificar el aprendizaje de una masonería henchida de injertos.

Sólo duda quien adquiere el hábito de pensar… el necio tiene una idea arraigada…

Eduardo Eid Rodríguez


Mandiles y Cordones (Collarines/Bandas) Azules, Mandiles y Cordones Rojos.

¿Pero por qué?



Decididamente en masonería nada es realmente simple, ni tan complicado de hecho... y viceversa...

Como miembro de la Gran Logia de Francia, trabajando en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado (REAA) y siendo además Segundo Vigilante, a menudo se me preguntó por qué en el REAA los mandiles de Maestros Masones eran blancos con un borde rojo, mientras que en el Rito Francés (así como en Emulación o en el Rito Escocés Rectificado) son blancos con bordes azules.

Son los tonos de azul los que difieren entre el Rito Francés, el Rito Escocés Rectificado y el Emulación, pero los tres son azules.

Por otra parte, en las obediencias que practican estos ritos, es habitual decir "las logias azules" para designar las a logias que practican los tres primeros grados, mientras que en la Gran Logia de Francia es habitual decir "logias simbólicas" para designarlos (los mandiles de los Maestros no son azules).

Si los mandiles de los maestros masones están bordeados de azul, es porque este grado, el grado de maestro, nace en Inglaterra poco antes de 1730 (fecha de publicación de Freemasonry Dissected, Divulgación de Samuel Pritchard, que por primera vez habla de ello).

Ahora bien, en Inglaterra, la Orden de Caballería más antigua es la Orden de la Jarretera (Most Noble Order of the Garter), creada el 23 de abril de 1348 en plena guerra de los 100 años, el día de San Jorge, por el Rey Eduardo III


Evidentemente ya, los masones ingleses - para distinguirse de sus lejanos primos, los Constructores de Catedrales (cuya filiación con la Francmasonería moderna es sólo legendaria) - escogieron para sus mandiles el color azul, el de la más antigua Orden de Caballería Inglesa.

Y, obviamente, cuando la masonería atravesó el Canal, el azul inglés seguido y los masones franceses lo adoptaron.

Además, el color de las cintas de la Orden de la Jarretera cambió con el tiempo. Primero fueron azules claros. Pero, como el pretendiente Stuart en el exilio, considerándose a sí mismo como el verdadero Rey de Inglaterra, seguía repartiendo cordones de la Orden de la Jarretera, los Monarcas Hannoverianos decidieron dar un color azul oscuro a los cordones entregados por el Rey.

Los Grandes Oficiales de la Gran Logia de Inglaterra llevaron mandiles y cordones (banda/collarín) azules oscuros y los maestros masones cordones azules claros (que eran subordinados a los grandes oficiales).

El azul cielo se convirtió en el color de los mandiles de los maestros masones en las logias inglesas desde 1740.

Hay que decir que este azul se acomodaba también muy bien con el azul de la Orden del Espíritu Santo, que hasta su desaparición en 1830 fue una de las más prestigiosas Órdenes eclesiásticas francesas. 

Cordón de la Orden del Espíritu Santo

La "Orden y Milicia del Espíritu Santo" fue creada en plena guerra de religiones en Francia por Enrique III el 31 de diciembre de 1578.

El color azul de los cordones y los mandiles iban bien, tanto en Francia como en Inglaterra.

Hay que decir que el Rito Francés, como el Rito Escocés Rectificado, son ritos nacidos del llamado Rito "Moderno", descendientes del rito de la 1ª Gran Logia, la de los Modernos, creada en 1717 en Londres. Así que son los más ingleses de los rituales franceses...

Además, los masones franceses y los ingleses no fueron los únicos que utilizaron los colores de las Órdenes de Caballería nacionales para sus decoraciones.

En este ámbito, los escoceses, por ejemplo, no se quedaron atrás.

Recordemos que las decoraciones de los masones escoceses (es decir, los masones que habitan Escocia) son de color verde


Ahora bien, este color verde es el color de la Orden del Cardo (Order of the Thistle), Orden de Caballería Escocesa, instituida el 6 de junio de 1687 por el Rey de Inglaterra Jacobo II y Rey de Escocia con el nombre de Jacobo VII, que reinó sobre los dos países de 1685 a 1689.

El rey o la reina de Inglaterra son Gran Maestro de la Orden del Cardo. El lema de la Orden es Nemo me impune lacessit, lo que significa: «Nadie me daña impunemente».

La sede de la Orden se encuentra en la Catedral de Saint-Giles de Edimburgo, Thistle Chapel.

Como vemos aquí las decoraciones de los masones escoceses llevan el mismo color que el bello verde de los caballeros de la Orden del Cardo.

Pero ¿qué pasa entonces con los mandiles rojos?

Cuando el Conde de Grasse, Marqués de Tilly, arribó a Francia en 1804, creó el primer Supremo Consejo de Francia de los Soberanos Grandes Inspectores Generales del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Él participó en 1801 en la creación del primer Supremo Consejo del mundo, en Charleston, Estados Unidos, por Frederick Dalcho y John Mitchell.

Y él había creado en 1802 el Supremo Consejo de las Islas del Viento y bajo el Viento.

Hay que decir que en 1801 el Gran Oriente de Francia adoptó oficialmente como rito el Rito Francés (el que conocemos con el título de Regulador del Masón, organizado alrededor de 1785) y había comenzado a eliminar de sus números las logias que practicaban los antiguos rituales escoceses, considerados extranjeros.

En efecto, varios sistemas de altos grados (grados superiores al 3º grado) compiten entre sí y el GODF tiene la intención de poner orden en ello "viendo sólo una cabeza". De todos modos, quita los rituales escoceses.

Además de las logias madres escocesas que no habían reconocido al GODF en 1773 cuando se creó, numerosas logias de la antigua Gran Logia de Francia, que acababan de fusionarse en 1799 con el GODF, se vieron obligadas a aplicar el Rito Francés y abandonar sus rituales escoceses anteriores, los que practicaban más allá del tercer grado.

Cuando Grasse-Tilly arriba en 1804, para poder acoger estas logias y hermanos, no sólo creará el Supremo Consejo de Francia el 21 de septiembre de 1804, sino que también creará, al día siguiente, el 22 de septiembre de 1804, una Gran Logia General del Rito Antiguo (y aceptado) para poder acoger a los hermanos de los tres primeros grados.

En efecto, en los Estados Unidos, los hermanos trabajaban en los tres primeros grados con el Rito Americano (Ancient Craft también llamado Rito York), que es un rito nacido de la Gran Logia de los Antiguos. El Rito Escocés Antiguo y Aceptado, por tanto, sólo comienza a partir del cuarto grado en los países anglo-sajones.

No olvidemos que en 1804 el antagonismo sigue siendo fuerte tanto en Inglaterra como en los Estados Unidos entre la Gran Logia de los Modernos y la Gran Logia de los Antiguos, y que la Unión de estas dos Grandes Logias sólo tiene lugar casi diez años después, en 1813, para formar la Gran Logia Unida de Inglaterra.

Es necesario, pues, crear un ritual para los tres primeros grados, un ritual para esta Gran Logia General Escocesa. Grasse-Tilly va a crearlo inspirándose fuertemente en el ritual de su logia estadounidense, tomando también algunos elementos existentes en las logias francesas y en las logias escocesas preexistentes.

Es el ritual de los grados simbólicos del Rito Antiguo (futuro REAA) que conocemos a través de la Guía de los Masones Escoceses de 1804. Es el ritual principal del Rito Escocés Antiguo y Aceptado practicado en la Gran Logia de Francia.

También se planteó la cuestión de las decoraciones. Para diferenciarse del azul del Rito francés del Gran Oriente de Francia había que encontrar otra cosa.

Los hermanos lo encontraron fácilmente.

Si el Rito Francés es - como hemos visto, muy inglés, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado es... ¡Muy francés!

Y si la Orden de la Jarretera o la Orden del Espíritu Santo han dado sus colores a las decoraciones de los hermanos que practican los Ritos Modernos inglés y francés, es una nueva Orden bien francesa, que iba a darle su color al Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Esta Orden de Caballería Moderna Francesa e Igualitaria es, por supuesto, la Legión de Honor


Es creada el 18 de mayo de 1802 por el Cuerpo Legislativo. Napoleón Bonaparte, entonces Primer Cónsul, firmará los decretos el 29 de mayo.

Ya sabrán, la Legión de Honor, esta Orden dirigida por un Gran Maestro, con un Gran Canciller, de los Caballeros, de los Oficiales y cuyo emblema es el águila...

El 14 de agosto de 1803, un civil (Napoleón quería desde el principio que la Orden premiara a "sus soldados y sus científicos") fue nombrado Gran Maestro. Es Lacépède que también es masón.

El color de la Orden es el rojo.

Los primeros nombramientos tienen lugar en septiembre de 1803.

Entonces, cuando los hermanos del Supremo Consejo, y sobre todo los de la Gran Logia General Escocesa, tienen que elegir un nuevo color para distinguirse del azul del Rito Francés, que es un poco demasiado teñido inglés y antiguo Régimen, Es totalmente natural que ellos elijan el rojo de la Nueva Orden, creada recientemente. La Orden de la Legión de Honor


Orden que no solamente es francesa sino también igualitaria y que, por tanto, recoge los valores de la Revolución perpetuados por el Consulado.

Se debe precisar también que en 1804 estamos en pleno "revival Templier". Bernard-Raymond fabré-Palaprat, miembro de la logia Les Chevaliers de la Croix del Gran Oriente de Francia, revive la Orden del Templo.

La insignia de la Orden del Templo es la cruz paté roja.

La misma Orden de la Legión de Honor, con el color rojo de la Cruz Templaria, esta se inspiró en la Orden Caballeresca Francesa que murió bajo los golpes conjugados del trono y del altar.

Cruz roja Templaria, simbolismo alquímico, resurgencia de la idea de la Orden Caballeresca, voluntad de diferenciarse del Rito Francés del GODF - e incluso de la Francmasonería anglosajona - (no olvidemos que 1804 no es solamente el año en que Napoleón se consagrada emperador el 2 de diciembre, sino el año en que murió Cadoudal, de los complots monárquicos apoyados por Inglaterra, del ataque del campo de Boulogne por los ingleses y de la alianza con España - ¡siempre contra Inglaterra!). ¡Las relaciones franco-británicas no estaban en buen estado!

La creación de una francmasonería francesa, distinta (e incluso opuesta) a la masonería inglesa, procedente de los Estados Unidos (que desde la guerra de independencia contra los ingleses y La Fayette mantiene estrechas relaciones con Francia) sólo podía ser visto con buenos ojos por el Emperador (que ordenará inmediatamente la fusión de la Gran Logia General y del Supremo Consejo con el Gran Oriente de Francia).

El color común de la Orden del Temple, la Orden de la Legión de Honor y la Orden Escocesa es el rojo. Y el símbolo del águila imperial, en estas tres Órdenes también, sólo podía seducir el águila Córcega de las Tullerías.

Es por eso que los hermanos maestros del Rito Escocés Antiguo y Aceptado tienen un mandil bordeado de rojo.

Este rojo que pondrán también en los bordes de sus Cordones (Bandas), manteniendo así el azul en el centro de la tela.

Porque el Rito Escocés Antiguo y Aceptado... es ante todo un rito que deriva esencialmente del genio francés... ¡Y del gesto caballeresco, militar e imperial! ¡El todo amanecer de la alquimia y de la Kabbalah!... en pocas palabras, ¡todo se vuelve rojo!

Los Mariscales del Imperio también adoptarán el cordón rojo...

Los Mariscales del Imperio arribando a Berlín en 1806 

Napoleón I

Napoleón I Emperador

  Simbólicamente, el Imperio tenderá a sustituir el color rojo por el azul, color de las órdenes monárquicas (como la Orden del Espíritu Santo, por ejemplo).

El rojo será el color del Imperio (Napoleón es el sagrado Emperador de los franceses el 2 de diciembre de 1804). Con ello desea dejar filtrar simbólicamente el vínculo con la Revolución Francesa.

¿Es tan sorprendente que los hermanos, en septiembre de 1804, en el contexto que acabamos de recordar, elijan el color rojo como color de sus decoraciones masónicas...?

Una Orden Masónica, la Orden Escocesa, que se refiere a las más antiguas tradiciones, que pretende ser heredera, incluyendo la Masonería pre-Andersoniana, la Masonería de los Antiguos, la Masonería de la Gran Logia de Francia primer nombre.

Una Masonería simbólica roja entre las dos masonerías azules, las nacidas de los Ritos Modernos, la del Gran Oriente de Francia como la de la Masonería anglosajona.

Un tercer camino de alguna manera, Tradicional, Simbólico, Espiritualista, Regular y Humanista...

Por: Jean-Laurent Turbet

A mi padre, Edmond Turbet (1918-2001), oficial de la Legión de Honor, Medalla Militar, Cruz de Guerra 1939-1945 con palmas, Gran Inválido de Guerra.

Traducido y revisado por: Eduardo Eid Rodríguez - Sub Director de la Academia de la Vº Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno


A veces (a menudo) los artículos llaman interesantes comentarios. Este fue el caso.

Les propongo aquí el comentario del excelente Philippe Michel, co-autor del libro "Rit français d'origine 1785. Rite primordial de France". Comentario del autor sobre un grupo de debate en Facebook:

Mi querido Jean Laurent,

Sí estoy de acuerdo con las referencias a las Órdenes (Jarretera, Espíritu Santo y Legión de Honor), algunas pequeñas precisiones, sin embargo:

1/ Grasse Tilly no "crea" los rituales de los 3 grados. Él sólo se ocupa del SC. El primer ritual fue redactado entre julio y septiembre de 1804 por Jean-Pierre Mongruer de Fondeviolles (*), Venerable de la Logia La Triple Unité Ecossaise.

No se trata de una invención, sino simplemente de una repetición del TDK* publicado en 1760 con algunas aportaciones del Régulateur (*), en particular el segundo grado que recoge buena parte de ellas.

(*) Puedo acotar aquí que los trabajos de banquete o el ritual de banquete si se quiere, es una copia del Regulador del Masón, salvo por un detalle de las espadas. E.E.R.

* TDK = "Three Disctinct Knocks", Divulgación de 1760 relativa a la Gran Logia de los Antients, creada en 1751-3. Base de los rituales "Antiguos", como el Rito Escocés y Antiguo y Aceptado en Francia en los grados simbólicos.

(*) Lo afirmado por Philippe Michel es refutable, decir que los rituales fueron redactados entre julio y septiembre de 1804 por Jean-Pierre Mongruer de Fondeviolles, es una hipótesis carente de comprobación historiográfica. En cualquier caso, sería más coherente atribuir la redacción de los rituales a Jean-Baptiste de La Hogue en 1821 (que tampoco lo fue/no hay un autor determinado), pero es el año en que se reactiva el Supremo Consejo de las Américas y se crean logias simbólicas independientemente del GODF; hasta ese momento las logias del llamado Escocismo no tenían un ritual uniforme, cada quien trabajaba como quería. E.E.R. (Fuente histórica: Joaquim Villalta)

2/ El rojo "color de fuego" para la REAA fue adoptado por el Decreto del 15 de diciembre de 1808... Pero no hará su aparición en los rituales hasta que el SCDF se haga cargo de los grados simbólicos en 1821 (*).

(*) Concuerda con lo dicho anteriormente, los rituales de los grados simbólicos de “Le Guide” fueron redactados en 1821; antes de ello la base del Rito Antiguo y Aceptado fue el Regulador, como queda claro en la “Senda de las luces masónicas” Firmado y redactado por Joseph Cerneau e impresa en New York en 1821, donde además el mandil de maestro es azul.

3/ En cuanto al azul, es adoptado en Inglaterra para los Grandes Oficiales en 1731. En 1735, el rojo se convierte en el color de los Grandes Stewards. En los años 1745-50, los Grandes Oficiales comenzaron asimismo a adornar sus mandiles con cinta púrpura. El azul claro fue abandonado gradualmente por los Grandes Oficiales y adoptado por los Maestros Masones...

4/ en el siglo XVIII realmente no tenían una regla ni en Francia ni en Inglaterra, ni en los Modernos ni en los Antiguos mientras el soporte fuera blanco, el mandil podía ser decorado con símbolos masónicos o de otro tipo sin infringir las reglas, Mientras no interfiera con los privilegios de los Grandes Oficiales...

GLDF 1936: "¡Hay que ponerle un mandil a mis hermanos!”

Sospecho que la palabra infinito fue alguna vez una insípida equivalencia de inacabado” decía Jorge Luis Borges, muy clara referencia para poder hablar de lo infinito e inacabado que está nuestro estudio sobre masonería por estos lares y pensar que ni en los rescoldos más rebuscados podríamos imaginarnos encontrar temas como los que exponemos a continuación.

… Y digo exponemos, porque se trata de cinco magníficos artículos de Jean-Laurent Turbet publicados en su blog de notas sobre las espiritualidades http://www.jlturbet.net (Todas unas joyas masónicas) que dejaremos a consideración del lector uno por uno en lo sucesivo, y que en ese afán incansable de trasmitir lo que se aprende de gente sabia, nos damos la tarea de traducirlo para el lector de lengua castellana.

Eduardo Eid Rodríguez


GLDF 1936: "¡Hay que ponerle un mandil a mis hermanos!” 


El Convento de la Gran Logia de Francia comenzó sus trabajos el 17 de septiembre de 1936 bajo la presidencia de André Guillemin , Venerable de la logia parisina " La Fidélité "de Lille, que es la del Ministro del Interior del Frente Popular Roger Salengro .

Los diputados, motivo de este Convento, debaten la situación en España, el estatuto de las viviendas de acogida, los problemas demográficos, el derecho de asilo, el papel de la Francmasonería y de los Francmasones, del problema colonial ante las sociedades modernas y de la situación en el Norte de África.

Louis Doignon, que había sucedido en 1935 a Michel Dumesnil de Gramont, es reelegido Gran Maestro.

Como hemos visto en el artículo sobre Roger Salengro, bajo la presidencia de Michel Dumesnil de Gramont el 15 de junio de 1936 tuvo lugar una gran celebración en el Hotel de la Grand Logia de Francia sobre el tema "El Frente Popular en el Trabajo".

Hay que decir que el REAA practicado en la GLDF a principios del siglo XX es una cosa pobre en relación con la riqueza del rito inicial conocido por la Guía de los Masones Escoceses de 1804 (1821) o por los rituales siguientes de 1829.

Con el tiempo, la Biblia, que es el Volumen de la Ley Sagrada, desapareció del altar de los juramentos. No hay GADU, no hay columnas, no hay delantales ni guantes... En fin, podemos decir: ¡nada o casi nada!

Las hermanas, que están en las logias de adopción, a partir de 1901 y sobre todo de 1907, y que están ligadas a una práctica simbólica fuerte, han dejado de practicar el REAA - tan pobre era el simbolismo practicado por los hombres - para volver al Rito de Adopción, que entonces tenía una riqueza simbólica sin igual con el pobre REAA despojado de todo en la GLDF. 

Podría haber hablado de la circular que recomendaba no fumar en los templos o de la que recomendaba no comer ni beber durante las asambleas (tenues). ¡Esas cosas son reales!

Y sí: en los años 1900-1930, la gran mayoría de los hermanos no usaban guantes ni mandiles (sólo los oficiales tenían su collar y los hermanos maestros su cordón (Banda)), beben, fuman y comen en el templo, donde ya no hay alfombras ni columnas sabiduría-fuerza-belleza y donde los hermanos hablan principalmente de temas políticos y sociales.

Afortunadamente, poco a poco las cosas van a cambiar y los hermanos van a recargar simbólicamente su rito. Eso es lo que seguimos haciendo hoy: estar siempre cerca de nuestros rituales originales que guardan la joya más valiosa: nuestro corpus simbólico que es el corazón de nuestra práctica masónica.

Por tanto, un número creciente de hermanos desea recargar simbólicamente la práctica del Rito Escocés Antiguo y Aceptado en la Gran Logia de Francia. 


Estos hermanos vanguardistas se llaman Jules Boucher, Albert Lantoine, Oswald Wirth o René Guénon.

Al principio serán ultra-minoritarios. Afortunadamente, serán cada vez más numerosos para que la GLDF abandone sus prácticas profanas para volver a la auténtica masonería escocesa.

Oswald With va a crear en 1912 una revista masónica cuyo título es explícito: "El Simbolismo". Y el trabajo que hay que hacer es considerable para poner a los hermanos en el camino de la espiritualidad y del simbolismo masónico...

Ya en 1910, Albert Lantoine había creado una logia "pionera " la Logia N° 427 "Le Portique" para volver a una práctica auténtica del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Después de la guerra, en 1947, una logia como "La Grande Triade" N°693 (inspirada por René Guénon) procederá de la misma voluntad de retornar a la Tradición primordial de la Orden. Y podríamos multiplicar los ejemplos...

En 1936, a pesar de los numerosos temas sociales, la práctica de nuestro rito interesa a los diputados.

En el acuerdo de septiembre de 1936 se formuló el deseo de que los hermanos llevaran de nuevo mandil en logia. ¡Parece actualmente increíble presentarse en logia sin mandil! Era entonces la norma.

Sólo los oficiales (y aún los cinco más importantes) llevaban sus collares en la logia y los maestros llevaban sus cordones (Banda).

En 1936 las columnas "Sabiduría - Fuerza - Belleza" acaban de retornar en logia. Gustave Mesureur hablaba de ello desde 1910 con dignatarios del Grand Orient Ottoman (que los habían conservado) para reintroducirlos en las logias de la GLDF.

El Convento que vota a continuación desea que "la Gran Logia de Francia ponga en honor entre sus miembros el uso del mandil, emblema del trabajo".

Por otra parte, el voto no impone de inmediato a todos el uso del mandil pero, en primer lugar:

- Para los cinco primeros oficiales de la Logia.

- Para los diputados en las reuniones del Convento, de los Congresos o de las Asambleas de Grandes Logias.

- Para los nuevos maestros que acaban de ascender.

Este deseo se estudiará en las logias antes de ser adoptado en el Convento de 1937. ¡El uso del mandil vuelve a ser - por último! - obligatorio.

Hay que decir que las decoraciones costaban bastante caras y que la particularidad de la GLDF era tener una cotización menos elevada que el GODF y no hacer gastos "inútiles" en decoraciones.

Sin embargo, después de la guerra de 1939-1945, todos los Maestros, poco a poco, llevarán mandiles e incluso los Aprendices y Compañeros, sus mandiles blancos.

Habrá que esperar hasta mediados de los años cincuenta para que la Biblia, el volumen de la Ley Sagrada, vuelva a ser obligatoria en el altar de los juramentos.

Aún quedaba un largo camino por recorrer para que la GLDF volviera a ser lo que debía ser.

El trabajo debe ser puesto de nuevo sobre la obra, hoy como ayer. Para practicar un ritual siempre cerca del ritual original, tanto en la letra como sobre todo en el más puro espíritu de la Tradición Escocesa.

Evidentemente esto no tiene nada que ver con la situación actual...

Por: Jean-Laurent Turbet

Traducido por: Eduardo Eid Rodríguez - Sub-Director de la Academia de la V Orden de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno



Gran Logia de Francia 

8, rue Puteaux 

O:.de Paris el 29 de octubre de 1936. 



Tenemos el favor de poner en su conocimiento el voto relativo al uso del mandil por parte de los HH.·. De la Federación, voto así concebido:

« El Convento emite el voto:

Que la Gran Logia de Francia honre entre sus miembros el uso del mandil, emblema del trabajo.

Reconociendo, sin embargo, que es difícil imponer este gasto a los HH.·. ya provistos de un cordón de Maestro;

Aconseja a los Talleres de la Federación que adquieran un juego de mandiles de oficiales para los cinco primeros dignatarios; recomienda a los diputados que lleven el emblema del trabajo, durante las asambleas de Congresos, de Gran Logia y de Convento, y obliga a los nuevos ascendidos al 3º grado a vestir el mandil de Maestro ».

Nosotros no podemos llamar demasiado la atención sobre este deseo que tiende a incitar a los talleres a reanudar una costumbre, siempre observada por la mas:. del mundo entero, y donde la decisión en consideración testimonia nuestra fidelidad y nuestro apego a la Tradición Escocesa.

Por favor, acepte, mi M.·.Q.·.H.·. La expresión de mis sentimientos bien frat.·.



El Gran Secretario, 

René LEDOUX




jueves, 30 de abril de 2020

Entrevista con Llorenç Lluell


Fabio Pedrazzi de la página Il Massone (www.ilmassone.com) realizó una entrevista exclusiva, o como diría el propio Pedrazzi, una conversación entre amigos y hermanos publicada el 19 de abril de 2020 a Llorenç Lluell, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de Andorra del Grado 33º y Vicepresidente del Instituto Masónico de España, patrocinado por la Gran Logia de España, quien muy amablemente me proporcionó la misma, y con su aquiescencia la publicamos por este blog. Siempre se aprende de lo que dice, dada la visión que tiene sobre la masonería, tratándose de un hombre de mucho bagaje en el pavimento de mosaico... y ni que decir en la vida.



¿Quién es Llorenç Lluell?

Un nieto de masón, hijo de masón, y un masón. Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de Andorra del Grado 33, y Vicepresidente del Instituto Masónico de España, patrocinado por la Gran Logia de España, pero lo que siempre digo, somos lo que se nos reconoce.

¿Puede decirnos brevemente sus pensamientos sobre la masonería hoy, a nivel internacional?

Hoy, tristemente, ya no es una pregunta que pueda contestar de manera normal. Hoy el coronavirus nos ha cambiado la percepción de nuestro microcosmos, y nos ha llevado o nos llevará a una percepción del movimiento social, diferente. Y el pensamiento masónico será quizá el mismo, pero con algún matiz, y aunque lo que nos rodee ya no será igual. Seguro. No será lo mismo. Tendremos que redistribuir los roles, y en consecuencia, nuestro universo se remodelará. Quizá será una oxigenación de la Orden. Aunque nuestra cultura masónica nos compromete a no aceptar nada como una fatalidad, ya que el fatum es sinónimo de retroceso y de abdicación.

Como digo siempre, “masonería se hace en las logias”, y se seguirá haciendo, y con mucha más responsabilidad por el crecimiento individual del ser humano, y así, ayudar a construir nuestro mundo, (muy necesario ahora mismo). Pero en las Grandes Logias, en las Obediencias, se deberá hacer otra cosa, otra participación en el colectivo social.

¿Y su participación?

He participado, desde mi instalación como Gran Maestro y Soberano Gran Comendador en el 1996, en esa llamada masonería internacional. Mi principio fue de la mano de Fred Kleinknecht Sovereign Grand Commander del Supreme Council 33º Southern Jurisdiction, USA (Washington) Mother Council of The World, lo que me dio una perspectiva bastante global, para un masón abierto a lo universal, pero con un matiz de misterio. No creo en que ayude el que todo sea revelado, sino que todo te será revelado.

¿Puede decirnos cuál es el proyecto masónico del Gran Oriente de Andorra en Italia?

En la masonería lo importante es si cumple su fin, y no su fin en sí.
Nuestro proyecto es la “transnacionalidad” masónica, y en mayor o menor manera lo realizamos. 
La Gran Logia Unida de Inglaterra, en 1939 se dotó de los “Aims and Relationships of the Craft”, restringiendo más las relaciones, las libertades de contacto entre las Obediencias, y eso obligó a que muchas Obediencias, con una mala interpretación de la regularidad masónica hiciera que nos apartáramos del universalismo masónico. Italia es bandera en muchos sentidos de ese universalismo, nosotros solo tratamos de aportar un poco. También aprendemos.

¿Cuál es, o cuál debería ser, la tarea de la masonería, hoy, en Italia?

La misma que en cualquier parte del mundo, si hablamos del trabajo en las Grandes Logias. Italia, con toda falsa modestia por mi parte y opinión, debe unificar criterios y evitar el auge de esas grandes asociaciones masónicas agrupadas alrededor de personajes cuyo único objetivo es la vanidad, o con su seudo masonería, prometen beneficios sociales a cambio de prebendas económicas. Seudo masonería de diez euros. Pero insisto, quizá palabra vana porque la filosofía masónica es más fuerte. Y ahora eso también cambiará, ya que con esta pandemia, nada puede ser lo mismo, y tendremos que trabajar hombro con hombro.

Y volviendo a la pregunta, para mí Italia ha representado un “todo” en mi camino masónico. Le debo mucho, y de ello quiero destacar a Elvio Sciubba, que fue Soberano Gran Comendador del Supremo de Italia, asociado al Gran Oriente de Italia. Y no debo hablar de los grandes hermanos que están en activo, y que no soy quien para opinar de su labor, lo serán solo sus hermanos. Sólo mencionaré algunos hermanos que no están entre nosotros, que conocí entre unos pocos, y respeté en mayor o menor medida, pero fueron grandes maestros para mí en Italia: Armando Corona, Fausto Bruni, y ¿por qué no Licio Gelli?

¿Cuánto afecta el factor esotérico a las obras masónicas?

El Sovereign Grand Commander del Supreme Council 33º H.·. Albert Pike, señaló que la Masonería es más rica en secretos que las pirámides.
El esoterismo masónico es un proceso de introspección interior, de búsqueda y vivencia espiritual, por el sendero que debemos recorrer de las manos de las dos grandes capacidades con que Dios nos privilegió: la razón y la fe. Pero con ello, afirmo y reafirmo que la Masonería no es una religión.

Sé que conocía a FR: Licio Gelli, ¿cómo era él como masón?

Sí, tuve el placer de conocerlo. Prueba de ello, es que aparece mi correspondencia en el Museo-Archivio de Pistoia (donación de Estado). Y también, porque realizamos un pequeño proyecto juntos.
Hoy quiero decir, que siento vergüenza por aquellos que se auto-titulan herederos masónicos suyos. Incluso alguno ha creado una web con su nombre.
¿Herederos de qué? Son personajes que quieren aprovechar los “claros y oscuros de Gelli” para beneficio propio. Evidentemente, sin aportar nada. Él fue un hombre al que sólo debe juzgar la historia.

Sé que escribió un libro sobre la masonería. ¿Nos puede decir al respecto?

Si, “Llorenç Lluell, un proyecto de masonería transnacional”. En español, y ahora se está traduciendo al italiano. Es un viaje personal, con mis vivencias personales en la masonería. Como decía un querido crítico, “un viaje exotérico de Lluell”, eso sí, con fotos.

¿Por qué con fotos?

“Una imagen vale más que mil palabras”, jaja. Quizá, nunca mejor dicho, pero para mí son una aportación histórica, y de veracidad al relato.

¿Lo necesita?

Creo que sí, para reafirmación y homenaje a los que conocí o conozco. Aunque también por vanidad hacia mis detractores jaja, que los hay, y sino lo verás después de publicar esta entrevista, jaja.
Aunque como verás, respeto mucho a los muertos, pero no temo a los vivos.
Espero que este año 2020, el “año que vivimos peligrosamente”, y que nunca olvidaremos, por los que hemos dejado atrás, y porque su sacrificio, si reiteradamente, sacrificio, no haya caído en la nada. Y sea el principio, en que la sabiduría venza a la ignorancia, y de la filosofía serena y tolerante frente al dogmatismo.

Per lumina ad lumina, por la luz hacia la luz.

Fuente:

http://www.ilmassone.com/2020/04/intervista-in-esclusiva-llorenc-lluell.html